domingo, 22 de noviembre de 2020

Estar contigo

Estar contigo a veces es como caminar por una calle mojada. Piso despacio y lo menos que puede pasar es que me salpique, lo peor, que me caiga. Camino en tensión, mirando y midiendo cada paso que doy. Es agotador.
Lo peor de todo es que el «contigo» soy yo.
Hay días en los que cambio de humor sin verlo venir, que paso de la euforia al enfado sin aviso ni motivo para hacerlo. La putada es que el camino contrario nunca es tan rápido, repentino ni indoloro. Me cuesta horrores ver la parte positiva de las cosas y tengo que sacar fuerzas de donde no las tengo para engañarme diciéndome que no es para tanto, que podría ser peor. Como si eso pudiera ser un consuelo. De hecho, no debería de serlo.

Mi Otra Yo





38 comentarios:

  1. Si que tiene que ser agotador midiendo cada paso, pero bueno si te caes no importa, porque seguro que te levantaras. Y no habrá pasado nada más que eso.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  2. Conozco bien ese sentimiento,y es agotador...es una lucha continúa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final uno termina acostumbrándose y no tendría que ser así. Mejor dedicar ese esfuerzo a ser, sin más, y disfrutar de la vida tal y como llega. Aunque es más fácil decirlo que hacerlo...

      Besos.

      Eliminar
  3. Esa otra tuya tiene una vida interior repleta de cosas que decir...has empezado a caminar síguelo haciendo porque sin duda irás descubriendo a una persona fuerte y con mucho que dar, pero no te ovides en recibir. Un besazo
    Me encanta estas entradas muy tuyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es cosa de la edad, y lo digo por la experiencia, no por la vejez, que Mi Otra Yo me reclame atención. Hay días en los que me planteo seriamente darle el control total a ella, tengo curiosidad por saber cómo nos iría.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay diops, si esto es verdad que te pasa, es que me has leído el pensamiento. Si es solo un relato, tienes suerte, porque a mí me han llegado días de esos... de un agobio que no sabes a qué se debe. Las puñeteras hormonas, me digo. Y menos mal que mi vida es perfecta...!
    Deja ya de leer mi mente, vale??
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría que fuera un relato Rosana, pero oye, me hace sentir acompañada (y entendida) que a ti también te pase. Lo bueno (o quizás no) es que por los comentarios descubro que no somos las únicas.
      Como todo, pasará. Y como siempre, le haremos frente cuando vuelva.
      Vale, dejo de leerte la mente, jajaja...

      Besos.

      Eliminar
  5. hay días en los que nuestro propio humor nos juega malas pasadas. esas subidas y bajadas del estado de ánimo hay que gestionarlas lo mejor posible. tal vez leyendo, escuchando música o dando un paseo para pensar en otras cosas... así hasta que el chaparrón interno pase.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Chema, lo que pasa es que hay días en que se impone el bajón y no hay manera de superarlo. Por suerte esos días son los menos.

      Besos.

      Eliminar
  6. Esos cambios de humor digo yo que son algo normal (con todo lo que pasa). Me pasa también. Unos más que otros.
    Acompáñate siempre, aunque a veces no te entiendas. Ya somos dos (o cuatro, según como se mire)
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cuatro todavía podríamos juntarnos, tal y como están las cosas 😆

      Besos.

      Eliminar
  7. Creo que quien más quien menos (por no decir todos) a veces no nos soportamos a nosotros mismos, y nuestra propia compañía es dura, pero lo bueno es que al final siempre encuentras alguien que no nos ve tan insoportables, todo lo contrario, y entonces es cuando hay que empezar a pensar que no podemos ser tan duros con nosotros mismos. Y tenemos que reconciliarnos porque el camino es largo y no podemos apartarnos de nuestro yo ("...mi, me, conmigo...")

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso a veces es necesario que nos miremos con otros ojos, y desde fuera. No podemos ser tan duros con nosotros mismos. Ni tan insoportables 😁

      Besos.

      Eliminar
  8. No es por nada pero ¿has pensado en cambiar de calle? O de contigo. Eso de andar con miedo a romperte la crisma debe ser agotador. Esos cambios súbitos de humor están bien definidos en psiquiatría, pero antes de tomar cualquier medicina consulta a tu médico o a un farmacéutico.
    En cualquier caso, el que no se consuela es porque no quiere. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que no sé como tomarme tu comentario, Pedro.
      ¿Me estás aconsejando que vaya al psiquiatra?

      Besos.

      Eliminar
    2. Tómatelo bien, a ser posible con el humor y el cariño con el que está escrito. En cualquier caso, lo primero, ir a un psiquiatra es magnífico, no tiene ninguna connotación negativa, al contrario. Lo segundo, como lo que escribes puede o no ser lo que te ocurre (¿importa que sea cierto?) debes admitir que los comentarios sean o no ciertos. Es decir cuando entramos en el juego de compartir nuestros textos debemos estar preparados para recibir opiniones diversas (todas dentro de la educación y la corrección) que no siempre deben ser de palmas y alabanza (qué aburrido).
      A pesar que llevo aquí (en los blogs) desde que se inventaron hacía tiempo que no paseaba fuera de mi ombligo. En mis lecturas en múltiples blogs observo una tendencia abusiva al palmeo, al tú me das y yo te doy, al compadreo, al que bueno lo tuyo, me derrito, eres lo más. Me sorprende. En fin.
      A lo que íbamos, mi comentario estaba escrito con cariño, disculpa si te ha parecido ofensivo, no lo pretendía en absoluto.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Los malentendidos vienen por no preguntar y aclarar las cosas... yo estaba segura de que tu comentario no tenía ninguna mala intención, pero por más que lo leía no le «pillaba» el tono, por eso he preferido preguntarte. No me ha parecido ofensivo, ni me lo he tomado a mal, tranquilo, en todo caso discúlpame tú a mí por no haberte entendido ;-)
      Tienes razón en lo primero y en lo segundo.
      Cada año que pasa me demuestra que tenemos abandonada nuestra salud mental y que no le dedicamos ni el tiempo ni el cuidado que se merece, y gran culpa de ello la tiene lo que nos han hecho creer siempre de que quien necesita ayuda en ese aspecto es débil.
      El mundo de los blogs no deja de ser una extensión del mundo real, y si donde nos podemos ver las caras a algunos ya les es fácil el palmeo a cambio de lo mismo, pues te puedes imaginar aquí.

      Besos.

      Eliminar
  9. hay que si... dejar la furia ser... que salga y le vuele fuego al mundo !!Y reconocerte con esa furia... Salud !Aquí estoy esperando por mi operación, con una dieta que es una putada que espero que me deje flaca por lo menos, yo planteándome una lipo y pues toco cirugía por salud... !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruzaremos los dedos para que la operación salga bien... y además te quedes flaca 😉
      La salud es lo primero, con ella viene todo lo demás. Pensaré en ti.

      Besos.

      Eliminar
  10. Sinceridad a flor de piel.

    Muchos saludos, que estés muy bien.

    ResponderEliminar
  11. Te entiendo.
    No siempre es fácil llevarse bien, con la propia persona. A veces, queda el pactar.
    Besos para vos y la otra parte de vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de pactar porque implica de las dos personas (o personalidades) ponen de su parte.

      Besos de parte de las dos.

      Eliminar
  12. Este año loco de pandemia creo que ha exacerbado estos cambios de humor. Al menos a mí me pasa: los cambios de ánimo, la dispersión, la mala memoria... no me habré contagiado con el virus, pero no salgo de ésta libre de mal, eso seguro. No queda otra que tratarnos con mucha compasión. Es lógico que andemos como andamos, de lo contrario seríamos robots.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos, hasta los que dicen que no (y me incluyo), vamos a arrastrar algo de este virus aunque no nos haya contagiado.
      Mi chico pequeño me preguntaba el otro día si yo era consciente de que el día de mañana, cuando se hable del covid en los libros de historia, podría decir que lo había vivido, que yo también formaría parte de la historia... ¿y sabes?, me gustaría no haber formado parte.

      Besos.

      Eliminar
  13. Esto me recuerda épocas que he vivido en esa tensión constante y esos cambios insoportables. Pero también que pasaron. Que van y vienen. Ese bucle en el que quedas atrapado de vez en cuando está magníficamente contado en tu texto. Ánimo porque no es eterno. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que ayuda precisamente, saber que no es eterno.
      Gracias por los ánimos.

      Besos.

      Eliminar
  14. Puf, no hay nada peor que la ansiedad constante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es agotador, pero como hemos comentado más arriba, por suerte no es eterno.

      Besos.

      Eliminar
  15. Es difícil convivir con los demás y muchas veces con uno mismo.
    Felicidades por el relato y el blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Es dificil la situaciión, pero el tiempo que vivimos creo que exacerba el ánimo, la convivencia y tantas cosas.. Beso

    ResponderEliminar

Me interesa lo que piensas.