lunes, 3 de mayo de 2021

Padres y personas

Obra de Enrique P. T.

Tuve que convertirme en madre para descubrir que mis padres también son personas, que tienen otra vida además de la que me dedican a mí como hija. Y no me refiero a una doble vida.
Me pregunto si alguien más ha tenido esa sensación o mi descubrimiento se debe a la relación que hemos tenido en mi familia, a cómo nos ha afectado lo que nos ha rodeado y nuestra manera de vivirlo.
Salvando las distancias, lo sentí como cuando de pequeña te enteras de que el nombre de tus padres no es papá y mamá y a partir de ahí te das cuenta de que los compartes porque tienen otra vida además de la que tú ves.

A la vez que mis hijos crecen y yo me hago mayor más tengo esta sensación de que aunque todas soy yo, soy algo más que su «mamá». Durante unos años ha sido tan absorbente el papel de madre que lo ha acaparado todo y he terminado olvidando que soy persona, mujer, amante y muchas cosas más además de madre.

Reencuentro, alegría o sorpresa son algunas de las sensaciones que me embargan, pero también las de tristeza, preocupación y tiempo perdido.

Mi Otra Yo
 

miércoles, 28 de abril de 2021

Fuerte

 



Me crees fuerte, 
por eso cuando estoy contigo
actúo como si lo fuera.

Mi Otra Yo


lunes, 19 de abril de 2021

Tomar decisiones




Tomar decisiones es una mierda, y más cuando no te afecta solo a ti.
Solo quien no tiene que tomarlas piensa que es una demostración de poder.

Mi Otra Yo

lunes, 12 de abril de 2021

Y si fuera ella

Nuestra música también traspasa fronteras. Aquí os dejo un ejemplo.




He descubierto esta versión hace muy poco y con ella una triste noticia.
Kim Jong Hyun era integrante del grupo coreano SHINee y se quitó la vida hace algo más de tres años, cuando tenía 27.

A lo largo de los años mi opinión sobre el suicidio ha cambiado. Más joven pensaba que era de cobardes quitarse la vida, vamos, que era la salida fácil. Ahora no es que piense que es de valientes atreverse a dejar todo lo que tienes aquí, simplemente a mí se me hace impensable dejar todo lo que tengo, pero cierto es que no me encuentro en una situación tan mala en la que prefiera dejar de vivir.
Solo pienso en cómo de mal se tiene que sentir alguien para atreverse a dar ese paso.

lunes, 5 de abril de 2021

La otra mitad

Da igual cómo, cuándo y dónde. Que lo pienses o que no. Que sea intencionado o sin querer. Que te esfuerces o que pases de todo. Siempre habrá una mitad que te apoye y otra que te pida explicaciones.
A diario hay gente excusándose por sus decisiones, cuando quien ha optado por lo contrario también pide perdón a los que piensan como los primeros. Entonces, tanto necesitamos creer que estamos haciendo bien que acabamos exponiendo una aceptación hacia nosotros mismos que no sentimos. Nos forzamos a querernos ante los demás aunque realmente nos gustaría cambiar de nosotros eso de lo que queremos convencer al resto que estamos orgullosos.

Muestro a los demás que estoy orgullosa y acepto esos quilos de más que realmente me gustaría no tener, pero es que hay que estar a gusto con uno mismo.
Tengo tanta suerte (dicen) de estar tan delgada que no puedo decir en voz alta que me avergüenza tener que comprarme la ropa en la sección de adolescentes. Cómo confesar que sueño con poder tener esos quilos que otras odian.
No voy a tener hijos, no te importa si es porque no puedo o porque no quiero, pero me convenzo a mí misma de que nunca me arrepentiré.
Siempre he querido tener familia numerosa, así que soy la mujer más feliz del mundo, pero me cansa que escondan un «estás loca» en un «qué valiente eres».

Porque te callas, porque no.
Porque no dices lo que piensas, porque sí.
Porque te conformas, porque no.
Porque eres de esta manera y no de otra.
Por cualquier cosa...

¿Por qué no nos preocupamos más por nuestra vida y menos por la de los demás?
¿Por qué no, simplemente, cerramos los ojos y miramos dentro nuestro? 


lunes, 29 de marzo de 2021

Operación Triunfo y las Torres Gemelas

Cosas tan dispares como el atentado a las Torres Gemelas y la primera edición de Operación Triunfo son las que siempre me recuerdan a una compañera de trabajo que tuve hace 20 años, y al contrario. Cuando pienso en ella es inevitable que vengan dos momentos muy concretos a mi mente.
Gracias a ella el duro trabajo del astillero se hizo más llevadero mientras fuimos compañeras.

Recuerdo el día que el señor de mantenimiento asoma la cabeza en el puente y mirando hacia arriba hasta encontrarnos nos dice que «se han caído las Torres Gemelas».
Ahí estábamos nosotras, subidas en el andamio armadas con rodillos poniendo fibra mientras nos miramos con cara de «este hombre no sabe lo que dice». Y sí, cuando pudimos salir del puente y hablar con el resto nos contaron lo que había pasado.

Imagen de Internet

El otro recuerdo es mucho más agradable y de los mejores que guardo con ella. Las dos con nuestros monos blancos sucios de resina laminando los muebles del puente mientras cantamos a «grito pelao» la canción que no dejaba de sonar en esos días, Mi música es tu voz, de Operación Triunfo.

Imagen de Internet

Me gusta pensar que de no haber vuelto a su ciudad hubiéramos seguido siendo compañeras de trabajo y quizás buenas amigas, pero con el tiempo y la distancia perdimos el contacto y ahora lo único que guardo de ella son recuerdos. Todos buenos, eso sí.

jueves, 25 de marzo de 2021

Sorry

Supongo que era cuestión de tiempo que pasara de las series asiáticas a la música en el mismo idioma. Donde antes todo eran canciones en inglés o español ahora lo son en coreano, japonés y alguna en chino. Ha llegado un momento en el que me he acostumbrado tanto a escuchar esos idiomas que es lo de antes lo que se me hace extraño.

Oír una canción que habías olvidado pero que escuchabas mucho en una época te hace recordar momentos que te llevaron a apreciar esa música en concreto, y he pensado que no estaría mal dejar constancia de las canciones que estoy descubriendo ahora y que me hacen sentir bien, sea por lo que sea.

Una de esas canciones es Sorry, de la banda coreana The Rose.